Sembrar vientos, cosechar tempestades

Sembré vientos para cosechar tempestades que se llevasen todo lo feo, todo lo malo.

Sólo conseguí brisas cálidas que evaporaron mis lágrimas y formaron nubes en el salón.

De las nubes cayó una lluvia fina, incapaz de limpiar el suelo y mucho menos un corazón.

Pisé con pies descalzos los charcos que se formaron y las huellas dejaron constancia de mi huida hacia la cocina.

Allí guardo soles en un frasco para alargar las tardes de invierno y estrellas en una caja para contarlas las noches sin luna.

Usé los copos de nieve para enfriar mis pensamientos y guardé la última aurora boreal para cuando lo vea todo negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *