Últimas palabras

Su trabajo no era otro que escribir, escribir últimas palabras. Esas últimas palabras que pasan a la posteridad escritas en lápidas, en libros de historia, en biografías de personajes importantes, aunque sólo lo sean tras el paso de los años. Últimas palabras que inspiran a muchos o que significan sólo algo para unos pocos. Toda su vida había escrito últimas palabras para los demás, las retocaba, las inventaba, las magnificaba. Sin embargo, se murió sin dejar ni una sola palabra, ni una sílaba tan siquiera, ya las había gastado todas. Por fin pudo disfrutar del silencio.

Le dolía la vida

Le dolían las cosas que nunca sabría.

Le dolían los días que no volverían.

Le dolían los triunfos que no obtendría y los placeres que no disfrutaría.

La vida duele, se quejó.

Y entonces la Vida le respondió:

¿Qué puedes saber tú de mí si solamente te fijas en el Vacío?

De corazones y cazadores de tesoros

—Yo no llevo el corazón en la mano, solía tenerlo en un puño, pero ahora ya ni siquiera llevo corazón. Sólo tengo un hueco en el pecho que lleno con varias cosas, a veces humo, café, sarcasmo y canciones. Otras, sueño, indiferencia, ceniza y caramelos. Poemas, chocolate, decepciones y sonrisas.

—¿Qué le pasó a tu corazón?

—Lo guardé hace tiempo para que estuviese siempre a salvo y he olvidado donde lo dejé.

—Me haré buscador de tesoros y lo encontraré.