Un solo paso en la dirección equivocada

Decidí dar un solo paso en la dirección equivocada y entonces descubrí que a veces para perderte basta con girar al final de la calle, donde nunca has tenido necesidad de ir, que no puedes andar el mismo camino dos veces, tu sola presencia lo altera y que al volver a casa mi reflejo seguía esperándome en el espejo.

Calla silencio

Ojalá pudiera hacer callar al silencio que me susurra por la noche los pensamientos que escondo entre los sonidos del día.

Ojalá pudiera hacer callar al silencio que me habla desde tu mirada ausente.

Ojalá pudiera hacer callar al silencio que retumba en los corazones vacíos.

Ojalá pudiera hacer callar al silencio que grita desde lo alto de los muros que construimos a nuestro alrededor.

Calla silencio, déjame dormir, no susurres más, calla hasta que llegue el ruido que no me permita oírte más.

Últimas palabras

Su trabajo no era otro que escribir, escribir últimas palabras. Esas últimas palabras que pasan a la posteridad escritas en lápidas, en libros de historia, en biografías de personajes importantes, aunque sólo lo sean tras el paso de los años. Últimas palabras que inspiran a muchos o que significan sólo algo para unos pocos. Toda su vida había escrito últimas palabras para los demás, las retocaba, las inventaba, las magnificaba. Sin embargo, se murió sin dejar ni una sola palabra, ni una sílaba tan siquiera, ya las había gastado todas. Por fin pudo disfrutar del silencio.