Ten siempre una linterna a mano

A veces las inseguridades se desvanecen al amanecer, como monstruos que son solos sombras proyectadas en el corazón. Ten siempre una linterna a mano y recuerda que hasta los gigantes pueden ser sólo molinos.